Certificaciones sanitarias en los hospitales

La crisis del coronavirus ha puesto de manifiesto la importancia de contar con unas infraestructuras, suministros y equipamiento adecuados para el buen funcionamiento de un hospital. No ya pensando en el presente inmediato sino de cara al futuro. En este aspecto, la electricidad, los gases medicinales y las infraestructuras en general son claves para toda actividad sanitaria.

 

La forma más directa, notoria, laboriosa y beneficiosa de asegurarse que esas áreas funcionan a pleno rendimiento son las certificaciones y acreditaciones sanitarias. 

Contar con un sistema de gestión eficiente y procedimientos automatizados es sinónimo de mejora en la gestión hospitalaria, y la calidad de ésta se puede medir, controlar y por supuesto mejorar.

 

 

La ingeniería hospitalaria, los Smart Hospitals y las certificaciones

Dentro de todo el proceso que engloba una acreditación o certificación en el sector salud, los ingenieros hospitalarios tienen mucho que decir de cara al futuro. Empezando por entender la apuesta que deben hacer los centros sanitarios respecto a la inteligencia artificial y el ‘internet de las cosas’, la experiencia de los pacientes, etc. 

De la buena labor de estos profesionales dependerá la buena gestión hospitalaria en materia de equipamientos e infraestructuras, laboratorios… Todo con la idea básica de entender el hospital como un edificio “Smart”, donde debe imperar un buen diseño, procesos optimizados y automatizados y una infraestructura adecuada. En definitiva, que sea capaz de aglutinar todo eso y a la vez piense y trabaje en su certificación.

 

 

Principales programas de certificaciones y acreditaciones en el sector salud

Las instituciones de salud, cada vez con mayor frecuencia, están centrando esfuerzos en la estandarización de sus procesos y gestiones, profesionalizando los ámbitos administrativos y puramente sanitarios, reduciendo gastos y apostando por la excelencia en la prestación de servicios.

 

“Los ingenieros hospitalarios y los gestores sanitarios juegan un papel clave en la implantación, desarrollo y obtención de certificaciones y acreditaciones.”

 

Una institución siempre será más sólida si puede demostrar y garantizar documentalmente su fortaleza y éxito. En este sentido, algunos de los programas de certificaciones y acreditaciones en el sector sanitario más importantes son: 

 

Accreditation Canada
Junto a Health Standards Organization (HSO), Accreditation Canada, orienta y monitorea los estándares de calidad, seguridad y alto rendimiento.


DNV GL Healthcare NIAHO
A nivel internacional, pero centrada en USA y Canadá.


HIMSS
La Healthcare Information and Management Systems Society es una organización mundial, sin ánimo lucrativos, centralizada en la misión de optimizar la prestación de asistencia a la salud en los hospitales a través de las TIC.

Joint Commission International
Pone el foco en la parte más humana de la gestión hospitalaria. 


ISO 9000
ISO es sin duda la red global más importante en términos de estandarización y certificación. 

 

 

 

 

Estándares ISO para la certificación de hospitales

A través de la certificación de los estándares ISO se busca garantizar el cumplimiento de una serie de requisitos y buenas prácticas reconocidas a nivel internacional, sobre aspectos como la gestión de la calidad, los riesgos y la seguridad, entre otros. 

La normativa ISO es la más importante a nivel mundial para el entorno sanitario. En base a sus reglas y directrices se puede saber fehacientemente la calidad, formación del personal, capacidad trabajadora o desarrollo técnico y tecnológico de un hospital. 

Los centros que obtienen esta certificación sin duda pasan a otro nivel respecto a aquellos que no lo han logrado, pues se trata de un sello de calidad institucional.

Para obtener este certificado, cualquier organización debe:

  1. Realizar auditorías internas en todas sus áreas.
  2. Analizar su situación, trayectoria y contexto.
  3. Documentar los procesos requeridos por la normativa.
  4. Elaborar un Sistema de Gestión de la Calidad.
  5. Detectar y solventar las necesidades pertinentes.

 

Todo ello, una vez certificado cada centro, redunda en una mayor rentabilidad económica, una garantía de satisfacción y fidelización de los pacientes y clientes, reducir costes, etc.

 

Una certificación puntera, exigente y beneficiosa

Los estándares de atención y gestión hospitalaria exigen un gran trabajo detrás. Por ello, es importante contar con, por ejemplo, soluciones de seguridad eléctrica hospitalaria que garanticen el bienestar de los pacientes. 

Los  productos y servicios tecnológicos de alta calidad, como los sistemas eléctricos, buscan preservar la seguridad del paciente, facilitando al equipo de ingeniería hospitalaria la gestión y análisis de las instalaciones. Consecuentemente, de esta forma también se logra facilitar la tarea de las auditorías, ya sea en el manejo y uso de medicamentos, prevención y control de infecciones, seguridad de las instalaciones, etc. 

En este ámbito, y dentro de los certificados más específicos, encontramos el certificado de sistemas de gestión de calidad de productos sanitarios ISO 13484 o el de Gestión de Riesgos para la Seguridad de los Pacientes UNE 179003, cuyo principal objetivo ayudar a mejorar la eficiencia en las actuaciones clínicas y a reducir los riesgos de los pacientes.

 

 

 

La ISO 50001 y otras herramientas de gestión para los hospitales

Hospitales de todo el mundo llevan años realizando auditorías energéticas para obtener la certificación de la Norma ISO 50001. O lo que es lo mismo: tener el certificado del Sistema de Gestión de la Energía, garantizando unos estándares muy altos en lo que a eficiencia energética del hospital se refiere. 

Esta herramienta es muy útil para los hospitales porque permite ahorrar costes y mejorar el rendimiento energético, disminuyendo el consumo de energía, emisiones de CO2, fugas, etc. Al respecto, para que los centros sanitarios lo consigan resulta vital el control del aislamiento y la parte eléctrica de los hospitales, apostando por innovaciones y elementos que optimicen esta área tan importante.

 

 

Conclusión

Son numerosas las organizaciones sanitarias que entienden y valoran la mejora de la seguridad del paciente como objetivo estratégico. Por ello, entidades públicas y privadas vienen optando  por certificar sus sistemas de gestión de acuerdo con normativas nacionales e internacionales. 

No hay que olvidar que la implantación de un sistema de gestión según normas técnicas contribuye decisivamente a garantizar el control y seguimiento de las actividades sanitarias. 

Por todo lo mencionado, se podría considerar que obtener la certificación es un premio al esfuerzo y a la labor de gestión e ingeniería hospitalaria que se desarrolla día a día en los centros sanitarios, mejorando la imagen de la organización ante el sector y la sociedad.

 

Dejar comentario

Your email address will not be published.

Compartir

Copiar enlace al Portapapeles

Copiar