Normas de seguridad eléctrica en hospitales: qué son, para qué sirven y por qué cumplirlas

La seguridad eléctrica en hospitales es un tema de prioridad absoluta para evitar problemas con la corriente eléctrica que puedan perjudicar al funcionamiento del centro sanitario y a la salud de los pacientes. En este artículo reflexionamos sobre estas normas, cómo son, para qué sirven y por qué es importante cumplir con ellas.

 

En el último año, debido al coronavirus, se ha puesto de manifiesto más que nunca la importancia de la ingeniería eléctrica hospitalaria y, por supuesto, de la seguridad eléctrica en hospitales y todo tipo de centros de atención sanitaria.

En un hospital ruso, por ejemplo, un incendio provocó la muerte de cinco personas conectadas a ventiladores y más de 150 fueron evacuadas. Al parecer, el origen del incendio fue un ventilador sobrecalentado. Una situación similar se produjo en un hospital de Río de Janeiro que tuvo que evacuar a 200 personas tras quemarse un depósito y propagarse el incendio rápidamente por todo el edificio.

Ambos ejemplos ponen de manifiesto la importancia y la necesidad de disponer de una serie de normas de seguridad eléctrica en hospital a fin de proteger al personal médico y a los paciente ante cualquier circunstancia. 

 

“No hay que olvidar que la mayoría de dispositivos médicos son electrónicos y reciben energía a través de fuentes de alimentación y la red eléctrica. Por lo tanto, si se produce un fallo de seguridad eléctrica, el riesgo de lesiones en el paciente es elevado.

 

La seguridad eléctrica en hospitales es un tema de prioridad absoluta para evitar problemas con la corriente eléctrica

 

 

¿Qué son las normas de seguridad eléctrica en hospitales?

Las normas de seguridad eléctrica son una serie de estándares o procedimientos enfocados en la prevención y reducción de riesgos tanto de pacientes como de las instalaciones eléctricas, el equipo humano y el entorno.

En la actualidad, las principales organizaciones que fijan normas mundiales sobre seguridad eléctrica hospitalaria son la Organización Internacional de Estandarización (ISO) y la Comisión Electrotécnica Internacional (IEC). Aunque también existen normas de la Organización Mundial del Comercio y cada país suele tener sus propios reglamentos.

 

Normas internacionales


 

IEC 60601 AAMI / NFPA99
Se trata de una norma para equipos médicos. El objetivo de la misma es establecer requerimientos de tipo general para favorecer la protección contra peligros relacionados con la electrocución, es decir, provocados por descargas eléctricas. La NFPA 99 establecía los criterios teniendo en cuenta los riesgos del personal o los visitantes en las instalaciones. De esta forma, se buscaba minimizar los peligros de incendio, explosión y electricidad.

 

NFPA 110 Standard for emergency and standby power systems
Pone el foco en los requisitos a nivel de rendimiento para sistemas de energía de emergencia y también de serva que ofrecen una fuente alternativa de energía en caso de que falle la fuente principal de energía eléctrica.

 

IEEE – Electric systems in healthcare facilities
El estándar 602-2007 cuenta con varias recomendaciones prácticas en materia de diseño y operación de sistemas eléctricos para instalaciones de atención médica, es decir, hospitales, clínicas, centros sanitarios, residencias de ancianos, etc.

 

 

Normas en España


 

La evolución de las instalaciones hospitalarias y de la seguridad e ingeniería eléctrica ha sido una evolución en paralelo a los avances tecnológicos. En este sentido, los equipos de electromedicina comenzaron a usarse de forma generalizada a partir de los años 70, lo que dio lugar a la formulación de varias regulaciones.

En 1973 España presentó el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión, que incluía en IT-25 requisitos específicos para las instalaciones eléctricas en quirófanos. Este reglamento también exige usar una instalación a través de transformadores de aislamiento.

Años después, en 1978 se presentó la norma UNE 20615 que se ha ido actualizando con el paso de los años. Asimismo, en 2002 se publica un nuevo Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión para sustituir el de 1973.

Este nuevo documento la ITC-BT38 en relación a los requisitos particulares para las instalaciones eléctricas en quirófanos y salas de intervención. Igual que en el reglamento del 73 y en la UNE 20615, este reglamento obligaba a utilizar transformadores y detectores de aislamiento.

En 1998 se publicó la UNE 20460-7-710:1998, un estándar con reglas para instalaciones en locales de uso médico. Se redactó tomando como base los documentos de la norma internacional IEC 60364-7-710:2002. 

 

¿Qué son las normas de seguridad eléctrica en hospitales?

 

¿Por qué cumplir con las normas?

Si en las personas la salud es lo primero, en los hospitales y centros de salud o atención médica, también lo es la seguridad.

Los hospitales realizan a diario actividades que depende de equipos médicos electrónicos, lo cual supone un riesgo tanto para las personas como para la propia infraestructura de los edificios. En este contexto, cumplir con las normas ayuda a los hospitales a controlar todos los posibles riesgos y tener capacidad para mitigarlos.

No cumplir con las normas de seguridad eléctrica en hospitales supone…

  1. Exponer al paciente a posibles riesgos y eventos eléctricos que pueden provocar desde quemaduras hasta complicar su situación médica o provocar la muerte en los casos más graves.
  2. Dificultar la labor médica y exponer también de forma temporal o permanente a los profesionales que trabajan en los hospitales.
  3. Poner en riesgo el tratamiento del paciente, su efectividad y recuperación en caso de fallar el suministro energético.
  4. La posibilidad de riesgo de incendios causados por problemas eléctricos. Se trata de un evento adverso mayor ya que gran parte de los pacientes ingresados en un hospital no tienen movilidad propia.

 

“Si en las personas la salud es lo primero, en los hospitales y centros de salud o atención médica, también lo es la seguridad.

 

También existen muchos beneficios de aplicar y cumplir con las normas de seguridad eléctrica en hospitales:

  1. Es posible mitigar los riesgos de origen eléctrico tanto para el personal médico como para el paciente.
  2. Permite garantizar de forma permanente y sin interrupciones el suministro de energía, algo fundamental para el funcionamiento de los hospitales y la atención asistencial que se ofrece a los pacientes.
  3. Al garantizar la seguridad de transporte y uso de la electricidad, hay menor riesgo de explosión e incendios.
  4. La protección de los equipos médicos que suelen ser electrónicos y son imprescindibles para la atención médica.

 

Ejemplos de normas de seguridad eléctrica en hospitales

 

Ejemplos de normas de seguridad eléctrica en hospitales

La mejor forma de evitar riesgos relacionados con la seguridad eléctrica es con toda una serie de medidas de seguridad. A continuación, mencionamos algunas de ellas:

 

  • Iluminación. Es importante conocer el nivel y tipo de luminarias así como el espacio a iluminar para determinar la potencia eléctrica necesaria.
  • Uso de protecciones diferenciales para garantizar que todos los circuitos de quirófanos, áreas críticas y salas de uso médico están protegidos.
  • Los quirófanos son zonas de especial riesgo por lo que se requieren conexiones de tierra para garantizar la seguridad de estas áreas críticas.
  • Medidas de protección contra el contacto directo. Se trata de un medio de protección muy básico como, por ejemplo, las pantallas o los adhesivos que indican a las personas que el peligro de un material o equipo médico.

 

La prevención y la apuesta por una ingeniería hospitalaria de calidad son las mejores herramientas no solo para cumplir con las normas de seguridad eléctrica en hospitales, también para garantizar la seguridad de los pacientes y los profesionales sanitarios y ofrecer una asistencia médica eficaz.  

Dejar comentario

Your email address will not be published.

Compartir

Copiar enlace al Portapapeles

Copiar