Diseño y organización de áreas críticas hospitalarias

Cantidad de pacientes, servicios, especialidades, tipos de unidades, equipamiento médico… En el diseño y organización de las áreas críticas hospitalarias hay que valorar toda una serie de aspectos que ayudarán a garantizar la seguridad y el buen funcionamiento del centro sanitario.

 

Existen infinidad de opciones para definir los diferentes centros sanitarios: en función de su tamaño, los servicios que presta,… Con todo, de forma genérica, podemos definir un hospital como un edificio en el que se llevan a cabo funciones relacionadas con la salud de las personas y el diagnóstico y tratamiento de enfermedades. Cada hospital tiene sus particularidades. Sin embargo, en lo que a diseño y organización de áreas críticas hospitalarias, hay algunos aspectos básicos que es importante valorar.

 

 

¿Por qué es tan importante la arquitectura y el diseño de un hospital?

La arquitectura y diseño de un centro sanitario no es un asunto baladí. Se trata de un complejo pensado para la atención de personas con problemas de salud. 

La estructura y distribución de un hospital se clasifica en base a las tareas que se llevan a cabo en su interior. Existen diferentes tipos de salas: de espera, de operaciones, de cuidados paliativos, etc.

Cada una de estas áreas tienen una función y unos requisitos. Y precisamente eso es lo que convierte a los hospitales en un tipo de edificios complejo en cuanto a su diseño y construcción ya que deberá adaptarse a los diferentes servicios y disciplinas médicas y profesionales. 

En la construcción de los hospitales hay que tener en cuenta aspectos que van más allá del mero diseño: la distribución, la utilidad, los materiales y también la estética. Todo ello contribuye a, por ejemplo, garantizar la existencia de espacios asépticos o entornos adecuados para el bienestar y calidad de asistencia del paciente durante su ingreso.

 

 

Diseño de áreas críticas hospitalarias

Una de las zonas más importantes a la hora de construir un hospital es el diseño de las áreas críticas hospitalarias. La estructura y diseño de este espacio influye directamente en la funcionalidad de las áreas críticas, su seguridad y eficiencia.

 

Aspectos básicos

El diseño y la construcción de los hospitales ha evolucionado al ritmo que lo ha hecho la tecnología. De esta forma, se ha conseguido incorporar en los hospitales elementos para mejorar su utilidad y eficacia. 

Por otra parte, los hospitales están compuestos por diferentes unidades, servicios, etc, que, a menudo, trabajan de forma conjunta. Por lo tanto, es muy importante estudiar y crear espacios en los que la movilidad, la sincronía y la distancia se adapten a la perfección. 

Tampoco hay que olvidar otras áreas o sistemas muy importantes como son la seguridad eléctrica hospitalaria, los sistemas de ventilación o el control y manejo de los residuos. En definitiva, la seguridad y eficiencia de los hospitales comienzan desde la propia fase de diseño y construcción del mismo. 

Cada parte del diseño de un hospital debe responder a las necesidades sanitarias, las posibles emergencias o riesgos derivados de desastres naturales o problemas en el suministro eléctrico y la funcionalidad principal de un hospital: atender a los pacientes de forma segura y garantizando su bienestar. 

Al hablar del diseño básico de hospitales y áreas críticas, también hay que tener en cuenta una serie de normas y estándares de calidad como pueden ser la resistencia de la estructura, el uso de acabados que faciliten y garanticen la limpieza e higiene, la filtración del aire o el aislamiento de tuberías y cableado. 

 

 

Diseño según los tipos de áreas críticas

 

  • Áreas críticas de alto riesgo: Son los quirófanos, UCI, salas de cirugía, etc. 
  • Áreas semi-críticas: Hace referencia a espacios en los que se llevan a cabo análisis. Es decir, laboratorios, radiología, oncología o la morgue. 

 

Una de las características principales del diseño de áreas críticas hospitalarias es la necesidad de incorporar tomas para el uso de gases medicinales y todo tipo de conexiones para el equipamiento médico y los suministros necesarios. Asimismo, también hay que tener en cuenta aspectos como la dilución, la filtración (imprescindible para evitar contagios y controlar infecciones), la temperatura, la humedad o la presión. 

También existen áreas no críticas que tendrán un diseño diferente. En este caso, suelen ser los espacios para funciones administrativas, almacén, vestuarios, zonas de descanso para los médicos, lavandería, etc. 

Independientemente de si se trata de un área crítica o no, toda la distribución del hospital y los espacios deben estar claramente identificados y señalizados. Se trata de una forma de facilitar el movimiento por el edificio y evitar confusiones o equivocaciones. En este sentido, las áreas más críticas también suelen estar aisladas. 

 

 

Organización de áreas críticas hospitalarias

La estructura de las áreas críticas está muy relacionada con su funcionamiento y la propia organización del hospital. En este sentido, es importante: 

  • Tener en cuenta la capacidad de personal y pacientes que el recinto puede acoger. 
  • Garantizar la conservación de la temperatura. 
  • Garantizar los espacios asépticos. 
  • Garantizar la hermeticidad de las diferentes áreas con el uso de puertas especiales de acero inoxidable y sin grietas. 
  • Las plantas, techos y paredes no se pueden seccionar para evitar que se acumulen bacterias en las uniones. Además, los materiales para recubrirlos no pueden provocar reflejo ni ser luminoso y deben ser resistentes al fuego. 

 

Para entender las diferentes estructuras o formas de organizar un hospital, podemos estudiar 3 conceptos:

 

1. Unidad

Es un espacio arquitectónico organizado donde se desarrollan determinadas funciones y servicios, que pueden ser asistenciales, de análisis, administrativos, etc. La unidad de un hospital suele estar vinculada a una función concreta. Por ejemplo: Unidad de Hospitalización. Unidad de Oncología, Unidad de Mantenimiento, etc.

 

2. Área

Es un espacio o zona donde se llevan a cabo funciones técnicas o asistencia médica y asistencia. El área de un hospital puede integrar diferentes especialidades o ser individuales. Y puede incluir una o varias unidades organizativas. Las áreas críticas como la UCI o las salas quirúrgicas son un ejemplo, pero también existen las áreas de despachos clínicos, entre otras. 

 

3. Sistema

Este tipo de estructura está relacionada con una función general que no se asigna a un único territorio sino que está presente por diferentes ubicaciones del hospital. Por ejemplo: el sistema informático de comunicaciones, el sistema de seguridad eléctrica hospitalaria, el sistema de filtración, el sistema de climatización, etc. 

 

“El diseño y organización de las áreas críticas hospitalarias depende de muchos factores, pero siempre debe tener una misión principal: facilitar la atención médica hospitalaria y garantizar la seguridad y la calidad de la atención al paciente. 

 

 

Dejar comentario

Your email address will not be published.

Compartir

Copiar enlace al Portapapeles

Copiar