Iluminación en quirófano: características, lámparas y seguridad eléctrica

En los hospitales existen múltiples zonas de riesgo. Pero quizás en la que se viven momentos más tensos y críticos sea en los quirófanos, bisturí en mano, bajo la luz de una potente iluminación e intentando salvarle la vida al paciente que está sobre la camilla.

 

Con este telón de fondo, resulta imprescindible garantizar una óptima iluminación en quirófano, pues es uno de los elementos fundamentales para que los facultativos puedan ejercer su trabajo en un escenario médico con garantías. Desde ETKHO, con este artículo queremos poner de manifiesto la importancia que ejerce la iluminación en quirófano, sus características, tipos de lámparas quirúrgicas y sistemas de seguridad eléctrica.

 

 

la importancia que ejerce la iluminación en quirófano

 

Al hablar de quirófanos, la mayoría piensa en la mesa de operaciones, el instrumental cercano, los médicos, asistentes… y poco más. Sin embargo, los quirófanos están compuestos por tres estructuras, en función del potencial de control y generación de partículas contaminantes:

 

  • Sección no restringida o área negra. Es el primer amortiguador frente a los agentes patológicos. Aquí se encuentran los facultativos que van con bata y el material que aún no ha pasado por el proceso de desinfección. No hay un control de acceso y es donde encontramos oficinas, baños y vestidores así cómo la zona de recepción o admisión quirúrgica. 

 

  • Sección semi restringida o zona gris. A partir de esta sección, los médicos pueden acceder únicamente con ropa quirúrgica. Aquí están las zonas de lavado quirúrgico, habitación de anestesia, salas de recuperación, zona séptica, etc. 

 

  • Sección restringida o zona blanca. Es la parte más limpia y aséptica de cualquier quirófano. Siempre está cerrada, el acceso está absolutamente controlado y solo pueden entrar cirujanos y asistentes, siempre con ropa quirúrgica. Aquí es donde se realizan las operaciones y se encuentran equipos de vital importancia como el encargado de distribuir el gas medicinal. 

 

 

Aspectos básicos para la iluminación de un quirófano

Además del control de acceso, limpieza, etc que requieren los quirófanos, tampoco podemos olvidarnos de la iluminación ya que una mesa de intervenciones bien iluminada es un elemento básico para que el cirujano pueda realizar la operación en las mejores condiciones. Sigue leyendo para descubrir cuáles son los aspectos básicos para la iluminación de un quirófano: 

 

  • La luz de las lámparas debe ser blanca ya que en quirófano el médico necesita poder observar el color de cualquier órgano o tejido ya que éste es un indicador del estado y salud del paciente. En este sentido, si debido a la iluminación se apreciara un color distinto al real, podría provocar complicaciones en el diagnóstico o en la propia intervención quirúrgica.
  • Mientras más corriente eléctrica, más intensa es la luz. 
  • Los luminarios deben ser fácilmente manipulables, es decir, que el ajuste mecánico para cambiar la lámpara de ángulo o posición pueda realizarse de forma rápida y sencilla, sin maniobras complicadas pues en una operación el foco de atención debe ser el paciente. 
  • No generar radiaciones infrarrojas (IR) ni ultravioletas (UV) ya que puede provocar daños o lesiones en en el tejido corporal que está expuesto durante la operación quirúrgica. Además, también provoca calor en la nuca del equipo médico. 
  • Accesibilidad y mantenimiento fácil. 
  • Ofrecer una luz intensa dirigida pero que evite el mínimo cansancio visual y no provoque fatiga ocular a los facultativos y asistentes. 
  • Una luz que no genere sombras y que se centre en el área de intervención quirúrgica. 
  • Los luminarios, especialmente los situados en el techo, deben ser compatibles con el sistema de aire acondicionado para poder controlar las partículas contaminantes. 

 

Por cierto, ¿sabías que el color de las paredes y las superficies de las salas de operación tiene una finalidad concreta? Siempre son verde-azul claro porque es el color complementario del rojo, el de la sangre. De esta forma, ese verde-azul de los quirófanos evita lo que se conoce como fenómeno de contraste sucesivo, que permite a las personas que participan en la intervención descansar la vista cuando apartan la mirada de la mesa de operaciones. 

 

Tipos de lámparas para quirófanos

 

Lámparas de halógeno

Están hechas de gas halógeno y vidrio de cuarzo. Son incandescentes y ofrecen una luz blanca muy intensa y brillante. Durante años, fueron la mejor iluminación para quirófanos que existía en el mercado. Es lo más parecido a la tradicional lámpara incandescente que solían utilizarse en el ámbito doméstico. 

Entre las ventajas, destaca que a mayor corriente eléctrica, mayor iluminación y, por lo tanto, una imagen más nítida para la visión de la mesa de operaciones en la que trabaja el cirujano y todo el equipo médico. Otro punto a favor de este luminario es que reduce el consumo de energía.

Respecto a los inconvenientes, suben la temperatura en la zona donde se utilizan y también pueden sufrir apagones inoportunos, lo que supone un riesgo para los pacientes y un inconveniente para los médicos cirujanos que pueden pasar calor, sudar o, peor aún, perder, aunque sea durante por poco tiempo, la iluminación del área. 

 

Lámparas de halógeno para la iluminación en quirófano

 

Lámparas LED

Las lámparas LED, en inglés, Light Emitting Diode, ofrecen una luz blanca intensa y sin sombras, ofreciendo así una óptima iluminación en quirófano para la labor desarrollada por los cirujanos y sus asistentes. 

Su funcionamiento gira entorno al diodo, que distribuye el flujo de corriente eléctrica en un único sentido, de forma que se aprovecha la electricidad de forma mucho más eficiente y se necesita muy poca cantidad de la misma para lograr una potente iluminación en quirófano. 

Igual que las lámparas de halógeno, la luz es más intensa a más cantidad de corriente eléctrica. Sin embargo, no se calientan y no generan tanto calor. Otra virtud de este tipo de lámparas quirúrgicas es que se pueden tocar con la mano sin que haya riesgo de quemadura. Todas esta ventajas que ofrecen las lámparas LED para quirófanos facilitan la seguridad y el confort dentro de la sala de operaciones. 

Por último, no hay que olvidar que la vida útil de las LED es de entre 30.000-50.000 horas mientras que en las lámparas de halógeno no suele ser más de 1.500-2.000 horas. Además de ser más duraderas, las lámparas LED tiene un bajo consumo eléctrico. Por lo tanto, a pesar de ser más caras, su rendimiento y eficacia compensan y justifica el coste de las mismas.

 

Lámparas quirúrgicas LED para la iluminación en quirófano

 

 

Seguridad eléctrica en quirófano

Una vez tenemos una óptica iluminación en quirófano, otro aspecto que no podemos pasar por alto es la seguridad eléctrica dentro de la sala de cirugías. Así, disponer de un buen diseño del sistema eléctrico hará que tanto la instalación quirúrgica como los especialistas médicos estén preparados antes cualquier complicación a causa de un corte eléctrico o cualquier otro problema de este tipo. 

Los Sistemas de Alimentación Ininterrumpida son un buen ejemplo para garantizar la seguridad eléctrica en quirófano. Pero también hay que prestar especial atención a la continuidad en los flujos de energía y al cumplimiento de las normas técnicas internacionales. 

En ETKHO, como especialistas en todo tipo de productos, servicios y equipos para la seguridad eléctrica en quirófano, podemos analizar el estado de la seguridad eléctrica de todo tipo de centros sanitarios (hospitales, quirófanos, clínicas, unidades médicas, etc) y ofrecerte asesoramiento. 

Unidad de suministro de emergencia para lámparas quirúrgicas para la iluminación en quirófano

Conclusión

El resultado de una operación depende de muchos factores que van más allá del estado del paciente, el equipo médico o el instrumental. Aspecto a primera vista más “secundarios” como una óptima iluminación en quirófano también garantizan que el trabajo en la mesa de operaciones pueda realizarse con todas las garantías. Por ello, es importante conocer las diferentes tipologías de lámparas para quirófanos (halógenos o LED), sus ventajas e inconvenientes y, por supuesto, velar por la seguridad eléctrica en la sala de operaciones. 

Dejar comentario

Your email address will not be published.

Compartir

Copiar enlace al Portapapeles

Copiar