Modernización de los hospitales: seguridad eléctrica para garantizar el uso de la tecnología

En las consultas médicas es cada vez más raro, o casi imposible, ver a la doctora haciendo una prescripción médica a mano. Ahora los facultativos utilizan el ordenador y, en la mayoría de ocasiones, ni siquiera necesitamos que impriman la receta.

Gracias a las tecnología, la información pasa directamente a la tarjeta sanitaria que presentamos en la farmacia para recibir el medicamento prescrito. Este es solo un ejemplo de cómo la tecnología ha modernizado el sector sanitario en las últimas décadas, lo que supone una mayor eficiencia de este servicio pero también implica una mayor necesidad de seguridad eléctrica.

 

La sociedad evoluciona al ritmo del desarrollo tecnológico. Y los hospitales, por supuesto, también. Lo vemos por ejemplo en el uso de registro médicos en línea en vez de en formato papel. O en el uso habitual de ordenadores y todo tipo de maquinaria tecnológica en el hospital. En este contexto, la modernización hospitalaria de las últimas décadas no solo tiene como objetivo adaptarse a la nueva realidad tecnológica, sino que también sirve, tal y como refleja este estudio, para:

  • Mejorar la efectividad y la eficiencia en el uso de los recursos del sector salud.
  • Aumentar la cobertura de asistencia sanitaria básica. 
  • Mejorar la calidad de vida de la población. 

 

 

La tecnología en los hospitales

La implementación de las nuevas tecnologías está patente en todos los sectores y departamentos de un hospital: desde las áreas clínicas, quirúrgicas o de diagnóstico hasta la parte administrativa. 

En todos estos ámbitos de los hospitales se aplican desde tecnologías de la información más básicas hasta recursos más cercanos a la inteligencia artificial o el machine learning, aunque estos dos últimos aún no están presentes en todos los hospitales. 

Este 2020, con el coronavirus, ha puesto de manifiesto que aunque los hospitales cada vez son más tecnológicos, aún queda mucho camino por recorrer para seguir modernizando el sistema de salud y acometa una verdadera renovación y transformación tecnológica que convierta a los centros sanitarios y hospitalarios permita ofrecer una mejor atención médica y, además, hacerlo de forma mucho más eficaz.

 

Ejemplos que ponen de manifiesto la modernización de los hospitales


Cita previa online
Es una de las buenas prácticas más evidentes sobre el uso de tecnología en hospitales y centros sanitarios. Años atrás, la única forma de pedir cita con nuestro médico de cabecera era llamando por teléfono o desde la recepción del centro de salud. En la actualidad, aunque estos sistemas para pedir cita aún están vigentes, cada vez más personas lo hacen de forma telemática. Con tan solo unos clics es posible concertar visita médica el día y hora qué mejor se adapte a nuestra rutina. 

 

Aplicaciones y kits de telemedicina
Utilizando herramientas de inteligencia artificial, los doctores pueden hacer un diagnóstico o reconocimiento médico del paciente a distancia, sin necesidad de que esté en la consulta. Este tipo de tecnología suele utilizarse por ejemplo en residencias geriátricas y escuelas o colegios.  

 

Quirófanos híbridos
Gracias a esta tecnología, cirujanos y especialistas en diagnóstico por la imagen pueden trabajar de forma simultánea, con más seguridad y más fácilmente. El Hospital Universitario de Toledo ya cuenta con los dos quirófanos híbridos que anunciaron hace dos años. 

 

Asistencia sanitaria digital
Además de las consultas telefónicas, hay hospitales como por ejemplo Quirón Salud que apuesta por el diálogo web con una plataforma para atender dudas urgentes de forma telemática. Así, este hospital cuenta con un Portal del Paciente para que los padres puedan resolver dudas pediátricas sin necesidad de ir a Urgencias. De esta forma, la atención es mucho más rápida y se evita el colapso habitual de las Urgencias. 

 

 

 

La sanidad del futuro: tendencias y futuro

Aunque en los últimos años hemos visto una evolución constante de lo sistemas de salud, la realidad es que la pandemia provocada por el COVID-19 ha marcado un antes y un después en la sanidad del futuro. 

La crisis del coronavirus ha obligado al sector sanitario a acelerar su innovación y modernización para hacerlo, aún más si cabe, accesible, digital, seguro, eficiente… En un contexto de confinamiento y distancia social, la telemedicina se presenta como un pilar fundamental en los sistemas de salud. Así, las apps, smartphones y todo tipo de dispositivos nos facilitan una salud conectada y un mayor control y seguimiento de los pacientes sin necesidad de acudir a la consulta, por ejemplo. 

Por otra parte, también la gestión hospitalaria es cada vez más interactiva. De hecho, 6 de cada 10 usuarios cree que puede conseguir cita con el médico más rápidamente si usa los servicios de cita previa telemática. Y el 44% opta por esta solución para solicitar una visita médica. 

En la actualidad, uso de la tecnología no se reduce a la gestión hospitalaria y la asistencia sanitaria, también para procesar los datos e información clínica de cada paciente tras una visita u operación, por ejemplo. En este sentido, el Big Data facilita el tratamiento, almacenamiento y gestión de los datos relacionados con la salud de los ciudadanos. 

Aunque hoy en día ya se aplica el big data en los sistemas de salud, a esta tecnología aún le queda mucho camino por recorrer. Y es que estamos ante una herramienta que permite a hospitales y centros sanitarios ser más eficientes, ahorrar costes y ofrecer una mejor atención al paciente. De hecho, según datos de 2011 de McKinsey Global Institute, si el sector público europeo usara el Big Data de forma efectiva, podría ahorrarse cerca de 250.000 millones de euros.

 

 

 

Seguridad eléctrica para garantizar la gestión y atención hospitalaria

La innovación tecnológica en la industria sanitaria viene acompañada de mejoras en la eficacia y eficiencia de los centros hospitalarios pero también implica tener garantías de seguridad eléctrica. Es decir, el centro sanitario necesita tener acceso a la energía eléctrica bajo cualquier tipo de circunstancia, incluso ante situaciones adversas. 

En este contexto, desde ETKHO ponemos en valor el uso de maquinaria de ingeniería hospitalaria que esté preparada ante posibles cortes de electricidad. Para ello, existen equipos como los sistemas de alimentación IT, los sistemas de alimentación ininterrumpida o las baterías y transformadores de uso médico. En este sentido, lo más recomendable a la hora de incorporar sistemas de seguridad eléctrica es contar con un equipo de asesores en ingeniería hospitalaria que conozca el sector y las necesidades.  

 

seguridad eléctrica hospitalaria: quirófano y UCI

 

ver PRODUCTOS ETKHO

 

Dejar comentario

Your email address will not be published.

Compartir

Copiar enlace al Portapapeles

Copiar