Telemedicina: presente y futuro de la tecnología a favor de la salud

Telemedicina: presente y futuro de la tecnología a favor de la salud

Durante la pandemia provocada por el coronavirus, se produjo un colapso de los centros sanitarios. En aquel momento, la asistencia sanitaria presencial se reducía a casos de extrema gravedad o urgencia. Esta situación puso de manifiesto la necesidad de impulsar la telemedicina en España, una opción que, gracias a la tecnología, abre nuevas opciones de atención médica y seguimiento telemático tanto en centros sanitarios como en hospitales.

 

Un estudio realizado por ESADE y Barcelona Health Hub pone de manifiesto que durante la pandemia casi el 100% de las visitas médicas programadas se realizaron mediante telemedicina. De hecho, en abril de 2020, el 85% de las consultas externas en muchos hospitales se hacía telefónicamente. 

El mismo estudio revela que una vez superada la pandemia, la telemedicina seguirá formando parte de nuestro día a día, llegando a suponer entre el 40 y el 75% de las visitas. Si es cierto que esta nueva forma de asistencia médica ha llegado para quedarse, es importante saber qué es la telemedicina, cuáles son sus características, ventajas y aspectos básicos de seguridad hospitalaria para el buen funcionamiento de la medicina a distancia.

 

¿Qué es la telemedicina?

La telemedicina significa, tal y como la propia palabra indica, medicina a distancia. Por lo tanto, consiste en usar las tecnologías de información (TIC) en la asistencia sanitaria, ya sea para realizar un diagnóstico, monitorizar o tratar al paciente en modo remoto.

 

“La telemedicina permite ofrecer servicios de salud a distancia, sin necesidad de estar presente físicamente en un centro sanitario u hospital.”

¿Qué es la telemedicina?

 

 

Tipos de telemedicina

Aunque se suele hablar de telemedicina como un concepto general, la realidad es que existen diferentes tipos de medicina a distancia. En concreto, tres tipos: 


1. Monitorización de pacientes a distancia
Hace referencia al control en remoto de pacientes con enfermedades crónicas. Gracias a dispositivos que recopilan datos y signos vitales sobre la salud y estado del paciente es posible monitorizar al paciente desde el hospital y realizar cualquier acción en caso de ser necesario.

Por ejemplo: En un paciente con diabetes, se puede medir los niveles de azúcar en sangre y, en caso de estar demasiado alta, actuar. 


2. Tecnologías de almacenamiento y envío
Permite almacenar datos clínicos y enviarlos a otros centros.

Por ejemplo: gracias a la telemedicina, el especialista puede consultar desde su ordenador los resultados de una imagen en rayos X realizada en el centro de salud.


3. Telemedicina interactiva
Facilita la comunicación en tiempo real entre médico y paciente sin necesidad de estar ambos presentes en la consulta médica. Habitualmente suele realizarse por videollamada mientras el paciente está en casa o, quizás, en un centro de salud cercano. 

 

La telemedicina facilita la comunicación en tiempo real entre médico y paciente sin necesidad de estar ambos presentes en la consulta médica

 

Ventajas de la medicina a distancia

Aunque la principal ventaja de la medicina a distancia es el hecho de poder recibir asistencia médica sin necesidad de acudir al centro sanitario, también hay que destacar otros factores:
 

  • Permite la comunicación interactiva y en tiempo real a distancia entre profesional sanitario y paciente. 
  • Facilita un acceso rápido y cómodo al sistema sanitario. 
  • Es más eficiente en términos de tiempo y recursos. 
  • Facilita la comunicación directa entre diferentes especialistas. 
  • Existe la posibilidad de realizar consultas rápidas. 
  • Enfocado al covid-19: la telemedicina evita contactos, aglomeraciones y más riesgo de contagios. 
  • Se reducen los tiempos y listas de espera. Por ejemplo, todas las consultas que son para bajas laborales, recibir resultados o actualizar recetas médicas se pueden realizar de forma virtual en menos tiempo. 

 

 

Ejemplos de telemedicina

Consultas de atención primaria por teléfono

Las consultas telefónicas de atención médica son, probablemente, el servicio más básico de medicina virtual. Durante la pandemia se han multiplicado y, de hecho, cada vez más centros sanitarios realizan la primera consulta con el médico de forma telefónica. 

Una vez el doctor conoce la sintomatología del paciente, decide si es necesario una visita en persona y cita a la persona a una hora concreta en la que podrá atender, evitando así aglomeración de personas en las salas de espera, algo imprescindible en tiempos de pandemia.

 

Aplicaciones móviles y kits de medicina

La mayoría de consultas de telemedicina en el ámbito público suelen ser, como hemos comentado, por llamada telefónica. Sin embargo, las consultas privadas llevan la delantera en la aplicación de la medicina a distancia, utilizando nuevas tecnologías e inteligencia artificial.

Hay consultas, por ejemplo, que utilizan aplicaciones para hacer video consultas con profesionales médicos y sanitarios desde cualquier lugar. Es el caso de la app Ever Health que a día de hoy se utilizan más de 200 escuelas, colegios y residencias geriátricas de España. 

 

Los centros privados que utilizan esta aplicación cuentan, además, con un kit de telemedicina personalizado. Por ejemplo, en los colegios este kit incluye un estetoscopio. De esta forma, el médico indica donde colocarlo y es como si el paciente estuviera en consulta. Gracias al uso de este tipo de kits con termómetros, cámaras de exploración visual, tensiómetros, etc es posible resolver la gran mayoría de consultas a distancia.

 

Inteligencia artificial para el diagnóstico

Otro ejemplo de inteligencia artificial aplicado a la salud digital lo encontramos en Mediktor. Se trata de una herramienta que, mediante la inteligencia artificial, facilita un prediagnóstico clínico, evaluando la salud del paciente. 

En este caso, la herramienta actúa como un asistente médico que hace el triaje y prediagnóstico, dirigiendo así al paciente al nivel de atención médica adecuado. La herramienta abarca unas 850 enfermedades, 3500 categorizaciones y 35.000 sinónimos para la definición de síntomas que usamos en nuestro lenguaje natural. 

La recomendación se basa en una amplia bibliografía médica y ha sido validada clínicamente, con un acierto del 91,3%.

 

El futuro de la telemedicina en España

En los últimos meses hemos visto como el coronavirus ha abierto las puertas a un mayor uso de la telemedicina, especialmente por parte de los centros de atención primaria. Ha sido la forma más útil de evitar el colapso sanitario sin mermar la atención médica. Sin embargo, aunque estamos viendo un avance en la medicina a distancia, la realidad es que aún queda camino por recorrer. 

Según datos de HiMSS Analytics, en Europa tan solo el 16% del personal sanitario trabaja con la inteligencia artificial. En el caso de España, las cifras son aún más bajas: solo el 11%, datos que revelan que la aplicación de la tecnología en el ámbito de la salud es aún lenta en nuestro país. 

Por otra parte, a la telemedicina en España le falta aún desarrollo y regulación. Nuestros vecinos franceses, alemanes e ingleses sí que han dado pasos claros para el desarrollo de la medicina a distancia. Por ejemplo, Alemania tiene una Ley de Salud Digital que penaliza a quienes no ofrezcan servicios de medicina virtual.

 

La telemedicina ha sido la forma más útil de evitar el colapso sanitario sin mermar la atención médica

 

Seguridad eléctrica hospitalaria aplicada a la medicina a distancia

No cabe duda de que el desarrollo de la telemedicina ha sido posible gracias a la evolución y avance de las tecnologías de la información y la comunicación en el sector de la salud, además del uso de teléfonos móviles, ordenadores e Internet en el ámbito doméstico. 

En este contexto, es muy importante tener en cuenta que la medicina virtual depende exclusivamente del buen funcionamiento de la tecnología y la electricidad. Por ello, en el uso de la medicina a distancia, es recomendable que los centros médicos y hospitales dispongan de asesoramiento en seguridad eléctrica para garantizar que disponen de un sistema y herramientas de seguridad eléctrica hospitalaria que garantice la prestación del servicio incluso ante eventos adversos o pérdida del suministro eléctrico, por ejemplo. 

 

 

Dejar comentario

Your email address will not be published.

Compartir

Copiar enlace al Portapapeles

Copiar