Sostenibilidad en hospitales: más allá del uso eficiente del suministro de energía eléctrica

La sostenibilidad se ha convertido en uno de los grandes retos de la sociedad y, por supuesto, también de los hospitales. En España, muchos hospitales y centros de salud se construyeron hace décadas y ahora necesitan renovarse para ser más sostenibles, tanto en lo que al uso eficiente del suministro de energía eléctrica se refiere como a las propias instalaciones. Todo ello con un claro objetivo: conseguir un ahorro energético y reducir las emisiones y la huella ambiental.

 

¿Por qué es importante la sostenibilidad en los hospitales?

Aunque el principal objetivo de un hospital o centro sanitario es velar por la salud de las personas, hay que tener en cuenta que la mera actividad hospitalaria tiene un impacto ambiental (residuos, emisiones, etc) y, por lo tanto, también social. 

Los hospitales son un gran foco de consumo energético. Y es que ejercen un uso constante (24 horas al día los 365 días del año) de los recursos necesarios para su funcionamiento y, por supuesto, de la energía eléctrica. En los hospitales no hay descanso, la actividad no se para y, consecuentemente, el consumo energético y el coste económico de mantenerlo es elevado. 

Para garantizar la sostenibilidad del sistema y reducir su impacto social y ambiental, la única alternativa es ser más eficiente en el uso de los recursos y la energía para lograr minimizar su impacto. Por ello, es de vital importancia que hospitales y centro sanitarios hagan un cambio de mentalidad y piensen en un desarrollo sostenible a largo plazo.

 

“La actividad de los hospitales será más eficiente y sostenible cuando consigan mayores beneficios con la misma actividad de siempre pero utilizando el mínimo los recursos disponibles.”

 

Gracias a un eficiente aprovechamiento de los recursos, se podrá reducir no solo las emisiones sino también posibles costes económicos innecesarios. 

De forma más concreta y enfocándonos en el propio uso de las instalaciones, se podría decir que los hospitales (y en general cualquier tipo de edificio) consiguen ser más eficientes cuanto más dividen la energía que suministran (ventiladores, climatización, calefacción, iluminación, energía para los equipos médicos y las áreas críticas, etc.) entre la energía consumida.

 

 

Sostenibilidad en hospitales: ser más eficiente en el uso de los recursos y la energía para lograr minimizar su impacto

 

 

Consejos para alcanzar la sostenibilidad hospitalaria

Aunque la eficiencia energética es un pilar básico en la sostenibilidad en los hospitales, también hay otros aspectos a valorar que contribuyen a que un centro sanitario sea más sostenible. Se detallan a continuación:

 

Eficiencia energética
Permite ahorrar energía y, por lo tanto, el coste económico que implica.

 

Edificios ecológicos
En los hospitales o centros de salud ya creados la única alternativa posible para ser sostenible es ser más eficiente en el uso de los recursos. Sin embargo, la sostenibilidad de cualquier tipo de edificio empieza en su propia construcción, usando, por ejemplo, materiales ecológicos o cuyo impacto sea menor tanto a nivel ambiental como energético.

 

Uso de energías renovables
En este caso, hablamos tanto del hecho de contar con un sistema energético cuyo origen sean las energías limpias y reutilizables pero también en el hecho de que el edificio tenga capacidad para producir y abastecerse de energía gracias, por ejemplo, paneles solares.

 

Transporte
Se recomienda que la flota de vehículos del hospital utilicen combustibles alternativos o, por ejemplo, la incorporación de ambulancias eléctricas. Por otra parte, la ubicación de los hospitales puede contribuir a reducir las emisiones procedentes del transporte. En este sentido, hay que fomentar el uso del transporte público o no motorizado para llegar hasta el hospital, lo cual será posible siempre y cuando su ubicación sea más o menos céntrica o esté cerca de estaciones de tren y metro.

 

Residuos
Igual que cualquier otra actividad, los hospitales también generan residuos. Por ello, en la medida de lo posible, se recomienda aplicar las tres R en el día a día de los hospitales: reducir, reutilizar y reciclar. Asimismo, cabe mencionar el uso de métodos alternativos para la incineración de aquellos residuos que necesitan un tratamiento especial. 

 

Otros ámbitos a tener en cuenta en la sostenibilidad de los hospitales, podría ser por ejemplo la alimentación de los pacientes, ofreciendo alimentos de kilómetro cero. También es importante reducir el consumo del agua implementando medidas para su tratamiento, conservación y reciclado. 

 

 

Un sistema de energía eléctrica eficiente

La seguridad y gestión eléctrica hospitalaria es fundamental en el mantenimiento de las instalaciones de hospitales y centros de salud. De hecho, este tipo de centros tienen que cumplir con una serie de normas y requisitos para garantizar que tanto las instalaciones eléctricas como los sistemas de distribución de energía y la maquinaria médica funcionan correctamente y sin ningún tipo de riesgo para el personal médico o los pacientes, incluso ante posibles eventos adversos. 

En este contexto, hay toda una serie de acciones y medidas que contribuyen a la sostenibilidad en hospitales. Estas medidas podemos dividirlas entre “simples o básicas”, es decir, aquellas acciones que no requieren una inversión, medidas que requieren una inversión aunque de bajo coste y medidas de seguridad hospitalaria que requieren tanto inversión como reconstrucción de ciertas áreas de los hospitales. Las detallamos a continuación. 

 

Sostenibilidad en hospitales: la seguridad y gestión eléctrica hospitalaria es fundamental en el mantenimiento de las instalaciones de hospitales y centros de salud

 

Medidas simples o básicas de eficiencia energética

  • Controlar la temperatura térmica natural.
  • Revisar y realizar un mantenimiento periódico de las instalaciones eléctricas para detectar posibles fallos o fugas que provocan un mayor consumo de energía.  
  • Revisar y mantener los sistemas eléctricos y de calefacción. 
  • Usar luces LED, de bajo consumo. 
  • Contar con maquinaria médica que disponga de la opción “uso de ahorro de energía”. 
  • Eliminar de las duchas el sistema de agua caliente siempre y cuando no sea imprescindible.

 

Medidas de bajo coste para la sostenibilidad en hospitales

  • Reducir el alumbrado y utilizar temporizadores eléctricos. 
  • Mejorar el sistema de aislamiento. 
  • Limpiar de forma constante las tuberías encargadas del suministro eléctrico. 
  • Cambiar aquellas ventanas y puertas que no cuenten con protección térmica. 

 

Medidas de seguridad hospitalaria que requieren inversión y un proyecto de reconstrucción

  • Mejorar la calidad energética eléctrica en el hospital. 
  • Aislar paredes, techos y plantas. 
  • Utilizar energía solar para producir energía. 
  • Instalar redes de agua caliente para las zonas de duchas si es necesario.

 

Por otra parte, también hay que tener presente la maquinaria y equipos médicos de los hospitales. En los centros sanitarios, cada vez se produce un mayor uso de la tecnología para mejorar la asistencia y la eficiencia. Además, la telemedicina es una realidad muy cercana. 

Por todo ello, es importante contar con sistemas de seguridad eléctrica hospitalaria que sean eficientes desde un punto de vista de consumo y que, por supuesto, garanticen tanto el suministro de energía en áreas críticas y momentos adversos.

 

 

Construyendo hospitales sostenibles

Como hemos comentado, la sostenibilidad en hospitales no depende únicamente del uso y mantenimiento de los recursos disponibles. 

Un uso correcto de la materia prima genera menos residuos, emisiones y costes de mantenimiento y operación, especialmente por la demanda energética que requieren los hospitales. 

En este sentido, la tecnología es el mejor aliado para la construcción y diseño de hospitales sostenibles. Así, el uso de paneles de aislamiento térmico (fachadas ventiladas, aprovechamiento solar, elementos de control de la temperatura…), la apuesta por la producción y consumo de energías alternativas (térmica, solar fotovoltaica…), un sistema de iluminación eficiente o los mecanismos de recuperación y conservación de las aguas facilitan la sostenibilidad en los hospitales y contribuyen a un importante ahorro económico. 

En definitiva, para una gestión eficiente y sostenible de los hospitales hay que valorar desde la concepción del edificio hasta su actividad y operación diaria, sin olvidar el mantenimiento de las instalaciones. 

 

El impacto en el paciente

La estancia y buena salud de los pacientes no depende única y exclusivamente del trato médico ofrecido por los sanitarios. De hecho, existen estudios que demuestran cómo el hecho de tener vistas al exterior desde la habitación ayuda a una recuperación más rápida del paciente y, por lo tanto, a una estancia más corta en el hospital. 

Por otra parte, tal y como pone de manifiesto la OMS, la ventilación natural es una herramienta básica en los hospitales para ahorrar energía pero también para controlar las infecciones. 

 

 

Conclusión

La sostenibilidad en los hospitales es posible, real y necesario. Su aplicación no se reduce al ámbito operacional o de mantenimiento, sino que es posible construir un hospital sostenible incorporando la eficiencia energética y el uso de sistemas eficientes de energía eléctrica desde la concepción del edificio. Todo ello, contribuirá al ahorro económico pero también, muy importante, a un menor impacto en el medio ambiente. 

 

Dejar comentario

Your email address will not be published.

Compartir

Copiar enlace al Portapapeles

Copiar