Los repetidores de alarma son una pieza clave para el buen funcionamiento de los hospitales.

 

Cuando hay una situación de riesgo, o un fallo técnico, ya sea en el interior del quirófano o en otras salas dentro de los hospitales, se activa una alarma para avisar al personal médico. El dispositivo que permite alertar de esta circunstancia es lo que conocemos como repetidor de alarma. Y su óptima gestión, especialmente en áreas críticas, es un asunto que hay que tomarse muy en serio dentro de los centros sanitarios.

 

 

Repetidores de alarma: ¿qué son?

Los repetidores de alarmas actuales, además de su uso básico y lógico que es ‘chivarse’ de un error o posible situación problemática, han ido evolucionando para ayudar a actuar al personal médico. Y es que a menudo, los trabajadores sanitarios han considerado a esta alarma como un ‘incordio’ necesario, viendo como una molestia su requerido mantenimiento. 

El hecho es que, con cierta frecuencia, el personal médico no ha sabido cómo actuar frente a estas alarmas. O simplemente desconocía la situación de riesgo que se estaba produciendo, sobre todo en las alarmas relacionadas con la seguridad eléctrica.

 

«Los repetidores de alarmas no solo proporcionan información adicional al personal médico, sino que indican qué hay que hacer en todo momento para solucionar la situación, o a quien hay que llamar.»

 

Con ellos, destacan también las pantallas táctiles en los paneles técnicos, por ejemplo en los quirófanos, lo que permite la visualización gráfica de la alarma con iconos y colores.

A este respecto, los repetidores de alarmas y los sistemas eléctricos aislados de ETKHO permiten la detección rápida de problemas, haciendo que los sistemas sigan en funcionamiento más allá de simples fallas y que éstas se puedan solucionar de la mejor y más ágil forma posible. En el caso de los repetidores de alarmas, hablamos de un amplio rango de alarmas sobre sobrecargas y temperatura del transformador, bajo o alto voltaje, etc. 

 

 

El perfecto acompañante

Dentro del sistema de conmutación automática que encontramos en las estructuras eléctricas de los hospitales, los repetidores de alarma forman un binomio perfecto junto a los vigilantes de aislamiento médico. Éste dispositivo monitoriza de manera continua la resistencia de aislamiento de los sistemas médicos IT. 

Lo que hace el repetidor en estos casos es emitir una alarma en caso de una caída del valor/fallo. Cabe recordar que, para obtener la medida por la que se regirá el sistema de alarma, se conecta el vigilante entre el sistema IT y el conductor de puesta a tierra (PE). Por tanto, son pilares del funcionamiento óptimo de la red eléctrica en las áreas hospitalarias, sobre todo cuando puedan surgir fallos. Y es que, en las dos últimas décadas, se ha convertido en algo fundamental la continuidad del servicio en instalaciones eléctricas de baja tensión, en este caso en el ámbito sanitario.

«Reducir al mínimo de los problemas derivados de los fallos eléctricos, y alertar de ellos para subsanarlos, es crucial.»

Al respecto, los vigilantes de aislamiento son esos relés que vigilan la resistencia de aislamiento en los sistemas IT, así como la corriente de fuga o diferencial, tanto en sistemas aterrizados como TB y TT. Esto equivale a que las alarmas de los vigilantes de aislamientos son las que permiten saber el estado del equipo antes de que suceda alguna falla a tierra. 

 

 

 

Características habituales

En la actualidad, los principales repetidores de alarma que se comercializan y que se pueden encontrar en los centros sanitarios, sobre todo los más punteros o los que apuestan por la innovación y la inversión, comparten varias de las siguientes características:

  • Display programable para alarmas personalizadas 
  • Conexión a través de dos hilos para ahorrar tiempo y costes
  • Limpieza fácil de frontal
  • Fácil comunicación por la interfaz
  • Avisos y mensajes de gases medicinales según las normas más relevantes 
  • Pantalla de pruebas para diversos sistemas IT 
  • Visualización de los mensajes de los sistemas SAI 
  • Textos individuales 
  • Visualización de los mensajes de los sistemas EDS 
  • Sencilla indicación múltiple 
  • Montaje en conductos, montaje sobre pared y/o montaje empotrado
  • Indicación clara del valor de resistencia de aislamiento y la corriente de carga

 

 

Aplicaciones típicas

Las típicas aplicaciones de los repetidores de alarma son:

  • Unidades de cuidados intensivos con múltiples sistemas IT y EDS 
  • Quirófanos 
  • Alarma en los vigilantes de aislamiento

 

 

Un ejemplo práctico

Para entender mejor su funcionamiento y cómo trabaja en la práctica el repetidor de alarma, explicamos a continuación de forma sencilla cómo funciona y qué servicio realiza:

Al detectarse un fallo en un equipo médico, este dispositivo emite una señal sonora y pone en alerta al equipo y al personal médico, proporcionando información adicional mediante una pantalla/display, cuyo texto puede indicar cuál es el problema y el protocolo a actuar. Por ejemplo, mostrando a qué extensión se debe llamar para solucionarlo, qué hay que hacer, etc. 

Es por ello que el repetidor de alarma debe disponer de un registro accesible por su propio teclado y display, que permita ver qué ha pasado, cuándo y con qué frecuencia.

 

 

 

Los sistemas de repetición de alarma de ETKHO

El Repetidor de Alarma TDS 149-2 tiene como finalidad repetir las alarmas detectadas en el vigilante de aislamiento ES 1000, para el personal clínico del local médico, controlado por el vigilante de aislamiento.

  • Incluye señal de alarma visual y acústica, con pulsador de inhibición, para la señal acústica.
  • El equipo incluye pulsador de prueba y verificación para el vigilante de aislamiento.
  • Puede haber hasta 32 repetidores conectados a un mismo vigilante de aislamiento.
  • El repetidor incluye un puerto RS485, con el que se comunica con un ES1000 y hasta 30 repetidores.

 

 

 

 

Dejar comentario

Your email address will not be published.

Compartir

Copiar enlace al Portapapeles

Copiar