La robótica en los hospitales

Mediante la Inteligencia Artificial (IA), los robots en el campo médico están transformando la forma de realizar las cirugías, de limpiar, atender pacientes o desinfectar.

 

«La robótica para el cuidado y asistencia de pacientes en los hospitales, para optimizar todos los procesos en que están implicados los profesionales sanitarios y para las propias operaciones quirúrgicas, es el presente y el futuro de la tecnología hospitalaria. » 

 

Los centros de salud, en la actualidad, tienen la opción prácticamente de disponer de robots en cualquier sala, ya sea en las zonas operatorias y quirúrgicas, las salas de espera, las habitaciones para los pacientes, áreas de limpieza… 

La adaptación de la Inteligencia Artificial y la cirugía robótica a la industria clínica es un fenómeno imparable. Estos dispositivos, en el campo médico, están transformando la forma de realizar las cirugías, de limpiar, atender o desinfectar. Estos robots, durante la pandemia de COVID-19, se han desplegado a lo largo y ancho de hospitales y clínicas ofreciendo un rendimiento excelso. 

Así, entre los beneficios de la robótica en la asistencia sanitaria, destaca la alta calidad en el cuidado de pacientes, mayor eficiencia operativa y un entorno laboral más seguro.

Es por ello que el futuro de la robótica y la asistencia sanitaria pasa por elementos tecnológicos que avancen en aprendizaje automático, análisis de datos, visión computerizada y otras tecnologías. Todo, con la finalidad de completar tareas de manera autónoma, eficiente y precisa.

En ETKHO hemos seleccionado algunos de los principales tipos de robots que se emplean en los hospitales y sus distintas áreas. 

 

Robots de asistencia quirúrgica

Gracias a las mejoras en las tecnologías de control de movimiento, los robots de asistencia quirúrgica se han vuelto cada vez más precisos e imprescindibles en los hospitales. 

Estos robots ayudan a los cirujanos a realizar microprocedimientos complejos sin hacer grandes incisiones. Mediante la IA, estos elementos se desplazan por áreas específicas del cuerpo evitando nervios y otros obstáculos. E incluso pueden completar tareas por sí solos.

Destacan especialmente en la cirugía torácica mínimamente invasiva y en la cirugía ortopédica. 

 

 

Robots de limpieza

Los robots que desinfectan los hospitales también han crecido en número y uso exponencialmente. Es el caso de los robots de rayos ultravioleta, capaces de eliminar el 99,99 % de los virus de una habitación en diez minutos. Por su parte, el robot de la empresa Xenex  utiliza luz de xenón pulsada para desinfectar quirófanos y habitaciones de hospital.

 

 

Robots de diagnóstico

El gran salto hacia delante de la robótica de diagnóstico en los hospitales no ha llegado con el coronavirus. Fue hace unos años cuando saltó la noticia: “Un robot vence a 15 médicos en el diagnóstico de tumores cerebrales”. Concretamente, un sistema de inteligencia artificial chino, entrenado durante 10 años, venció a un equipo de 15 médicos del país a la hora de diagnosticar tumores cerebrales y hematomas a pacientes enfermos, en un concurso organizado por el hospital Tiantan de Pekín.

En apenas un cuarto de hora, el sistema realizó un 87% de diagnósticos correctos de un total de 225 casos, frente al 66% que logró el equipo de especialistas humanos.

Fue un ejemplo que sirvió como detonante para el impulso de la tecnología de diagnóstico en el hospital mediante robots. Hablamos de dispositivos capaces de almacenar centenares de miles de imágenes de enfermedades relacionadas con, por ejemplo, el sistema nervioso. 

Es decir: ya no es solo la introducción de robots cirujanos, presentes en innumerables quirófanos del mundo, sino que la robótica médica de diagnóstico está siendo capaz incluso de hacer biopsias o administrar medicamentos en órganos localizados. Todo ello, gracias a la inteligencia artificial o el 5G. 

 

 

Las distintas innovaciones, con el desarrollo de la telemedicina y el diagnóstico telemático como estandartes, han redefinido las salas de hospital. Medical Tele-diagnosis Robot es un robot equipado con sensores y conexión a internet que permite realizar diagnósticos a distancia. Y los investigadores de la Universidad de Houston han diseñado una mano robótica que, mediante un material semiconductor gomoso, recopila información sobre el paciente a través de una «piel inteligente” para enviarla posteriormente al médico.

También sirven estos robots para minimizar los efectos invasivos de pruebas diagnósticas y tratamientos, como es el caso de la realización de biopsias o la extirpación de tumores o la reparación de válvulas cardíacas. Además, numerosas endoscopias ya se llevan a cabo utilizando microrobots. Y específicamente sobre el coronavirus, hospitales como el Vall d’Hebron en Barcelona están inmersos en la investigación de un robot con neuronas artificiales para acelerar el diagnóstico de Covid.

 

Sistema de monitoreo remoto

Al pensar en robots en hospitales, muchas veces se alude a que estos acabarán por sustituir a los médicos y personal sanitario, pero nada más lejos de la realidad. En la actualidad, estas tecnologías suponen un apoyo crucial para el personal sanitario, una ayuda muy necesaria y eficaz. Esto es algo que también se aprecia en los robots de sistema de monitoreo remoto. 

Debemos incidir en que la pandemia ha desencadenado cambios dramáticos en las prácticas sanitarias. Por ello, los hospitales, en especial en el área de telemedicina, usan cada vez más diferentes plataformas de imágenes digitales integradas con las redes hospitalarias, permitiendo el monitoreo remoto de múltiples pacientes.

Este monitoreo remoto genera oportunidades para que los equipos clínicos evalúen las condiciones de los pacientes, sin necesidad de estar físicamente presentes en una misma sala. 

A este respecto, los robots de monitoreo remoto posibilitan la transmisión de videos de alta definición, así como miles de datos y análisis que se obtienen a diario. Esto, en la práctica, equivale a que el personal sanitario puede evaluar el estado de un paciente través de un PC, una tableta o una pantalla conectadas desde cualquier punto del hospital. 

Un ejemplo es el famoso robot cuadrúpedo Spot, de Boston Dynamics. Desde 2020, este robot está ayudando a atender pacientes con coronavirus de manera remota. La versión “hospitalaria” de Spot integra una tablet en la parte superior, como si fuera un “rostro digital”, desde donde los médicos interactúan con los pacientes para poder atenderlos y hacerles un seguimiento remoto.

Los robots similares a Spot que encontramos en los centros sanitarios también integran más soluciones, como monitorear la temperatura corporal del paciente, tomar el pulso, la frecuencia respiratoria y saturación de oxígeno.

 

 

Robots para la asistencia a pacientes

Dejando a un lado la cirugía robótica, el grueso de la tecnología robótica hospitalaria se concentra en los robots de servicio y sociales. Es decir, los robots pensados para la asistencia a pacientes e incluso la interacción con ellos. 

Los robots asistenciales alivian la carga diaria de los trabajadores sanitarios, gestionando distintas tareas logísticas, mientras que los robots sociales interactúan directamente con los humanos, ayudando en el cuidado a largo plazo y ofreciendo socialización y monitorización.

Los robots asistenciales funcionan de forma mayoritaria autónomamente, y pueden enviar un informe al completar una tarea, instalar habitaciones con pacientes, rastrear y reabastecer armarios de suministros, archivar pedidos, transportar la ropa de cama desde las instalaciones de lavandería… Por su parte, los robots sociales también colaboran para minimizar las cargas de trabajo de los cuidadores y mejorar el bienestar emocional de los pacientes.

Pero esto no es todo. Especialmente desde la pandemia de Covid-19, los hospitales han ido paulatinamente utilizando más dispositivos robóticos que, sin ir más lejos, miden la temperatura, llevan medicamentos y alimentos e interactúan con humanos.

 

 

Es el caso de los dispositivos móviles de PAL Robotics, TIAGo Conveyor y TIAGo Delivery, que se emplean como asistentes del personal sanitario para el reparto de bandejas de comida a los pacientes o de otros materiales. Entre ellos, transporta mercancías sensibles que solo deberían ser accesibles para el personal autorizado, como medicamentos, suministros médicos y muestras de sangre. 

Otra de las ‘estrellas’ robóticas asistenciales es el célebre Vici. Este robot cuenta con una pantalla, altavoces y un micrófono, y los médicos lo usan para comunicarse con el paciente. Además, tiene también un fonendoscopio y permite realizar pruebas básicas como la medición de temperatura. En China, país pionero junto a Estados Unidos en la inversión en robótica hospitalaria, también han emergido los robots capaces de abrir y cerrar puertas y coger el ascensor de manera autónoma para entregar medicamentos a los pacientes.

En relación también con la asistencia a pacientes, se suman a la causa los robots que pueden limpiar y desinfectar diferentes espacios, como los de la compañía Xenex. Estas máquinas sirven para desinfectar de forma rápida cualquier sala en solo cinco minutos. 

La marca Toyota también cuenta en el mercado con un robot diseñado para tareas de ayuda a pacientes encamados, pudiendo recoger un determinado objeto que necesite la persona, cerrar las cortinas o encender la televisión.

Dejar comentario

Your email address will not be published.

Compartir

Copiar enlace al Portapapeles

Copiar