Los sistemas de conmutación automática

Estos dispositivos son cruciales para el buen funcionamiento de la red eléctrica en las áreas hospitalarias, especialmente cuando puedan surgir fallos.

 

En los últimos tiempos, la continuidad del servicio en instalaciones eléctricas de baja tensión se ha convertido en algo fundamental. Especialmente en el ámbito hospitalario. No en vano, este requisito es clave para crear instalaciones que, a nivel económico y funcional, sean eficientes. 

¿El motivo? La reducción al mínimo de los problemas derivados de los fallos eléctricos gracias a un sistema que, de forma automática, sea capaz de conmutar la alimentación de la línea principal a una de emergencia.

 

«La conmutación automática incorpora secuencias que controlan automáticamente los componentes de la instalación sin que intervenga el operador. 

 

Fiables, seguros, compactos y normativos, los módulos de conmutación, así como los subcuadros de sistemas IT o los gabinetes de transformadores, son en los centros sanitarios bastante diferentes a los habituales en la industria. Incluyen, básicamente, muchos más componentes.

 

 

Así, un cuadro de conmutación o ATS (Automatic Transfer Switch) es un dispositivo que tiene una salida de potencia y dos entradas de energía. Una de ellas para la fuente principal, normalmente la red eléctrica, y la otra a una fuente de emergencia. Por lo general, a un grupo electrógeno). 

El funcionamiento es simple. En tanto que todo en la red es correcto, la entrada está activada en el cuadro de conmutación. Sin embargo, si falla o los parámetros no están dentro del rango previsto, el sistema automáticamente desconecta la primera entrada de red y pasa a activar la entrada de energía del grupo electrógeno. Así, el suministro continúa hasta que la red vuelva a estabilizarse, haciendo el proceso inverso.

 

 

Ventajas

Dentro del ámbito de los centros sanitarios, instalar un sistema de conmutación automática conlleva una serie de ventajas:

 

  • Proporciona alimentación con tensión de alta calidad si la red principal no se encuentra operativa.
  • Reduce los efectos negativos derivados de los fallos de la red, como las pérdidas de estabilidad, caídas de tensión, fallos en el equipamiento sanitario, etc. Algo fundamental cuando se trata de la vida y la salud de los pacientes. 
  • La perfecta simbiosis entre rentabilidad, simplicidad y fiabilidad.
  • Facilita al personal sanitario una fuente de alimentación que puede alimentar la instalación o parte de ella mientras se realizan operaciones de mantenimiento en el transformador.

 

 

 

 

Tipos, usos y recomendaciones en las áreas hospitalarias

Para la conmutación automática en general, y en particular la conmutación de la red a un grupo electrógeno, encontramos varias tecnologías disponibles en el mercado. 

La más sencilla es la pareja de contactores, es decir, dos interruptores electromecánicos que establecen o interrumpen el paso de corriente según se dé tensión a la bobina. 

Los interruptores motorizados permiten gestionar las dos alimentaciones de energía para realizar un suministro alternativo o simultaneo.

Y los conmutadores motorizados son un único dispositivo que activa una fuente de energía u otra a través de un mando motor interno. Estos elementos son los que mejor funcionan a nivel práctico en los hospitales, dado su facilidad de montaje, alta durabilidad y maniobrabilidad. 

Al respecto, en función de los dispositivos encontraremos algunos que, en una sola carcasa, permiten un ahorro de espacio en la instalación, simplificando el cableado y reduce el error potencial.

Esto es determinante en tanto que los sistemas de conmutación automática más adecuados se eligen según el presupuesto y las dimensiones de la instalación. Por ello, entre otras cosas, cada vez que se está valorando más la figura del ingeniero hospitalario. 

En las áreas hospitalarias, pueden llegar a ser frecuentes los cortes de suministro, así como las sobretensiones que provocan daños y fallos en el funcionamiento de los cuadros de conmutación. Ello redunda en problemas en la transferencia de suministro de energía. Sobrecostes, pérdidas económicas o daños a la salud de los pacientes son las principales consecuencias. 

Por ello, se antoja vital una buena elección de sistemas de conmutación automática. Unos elementos que van de la mano de la óptima instalación eléctrica en los centros sanitarios.

 

 

COMM ELEC – ES1000
Sistema de conmutación automática
de fuente de suministro eléctrico con vigilancia de sistema IT

El sistema de conmutación automático de fuente de suministro eléctrico, incorpora interruptor de separación en carga y la vigilancia de sistema IT, para uso médico, en áreas de grupo 2.

Incluye bloqueo mecánico y accionamiento manual en el mismo equipo.

Conmutación rápida inferior a 180ms.

By-pass opcional.

 

 

Conclusión

Prevenir sobretensiones e inestabilidad en las redes eléctricas de los hospitales, anticiparse a futuras incidencias, cortes en el suministro y sobrecostes en la instalación, pasa por contar con los mejores sistemas de conmutación automática. 

Hay diversos factores que influyen, como la potencia suministrada, la tensión, el presupuesto o la frecuencia de red. Por ello, es preciso apostar por unos sistemas que realicen, con las máximas garantías la transferencia de suministro de energía entre la red y el grupo electrógeno.

 

Dejar comentario

Your email address will not be published.

Compartir

Copiar enlace al Portapapeles

Copiar